Características del vino de la Ribera del Duero

22.10.2021

Características del vino de la Ribera del Duero

En este artículo hablaremos de la región vitivinícola de la Ribera del Duero y del excelente vino que aquí se produce. Hablaremos de la variedad de uva, el suelo, el clima y otros factores que influyen en el sabor de su vino.

 

Lo más destacado de la región de la Ribera del Duero

En la región vinícola de la Ribera encontrará los mejores lugares para visitar y vinos para degustar. Se presta mucha atención a la Ribera del Duero porque es una de las mejores regiones vinícolas de España; está considerada la segunda, después de La Rioja. La región es conocida principalmente por sus vinos tintos que tradicionalmente se sirven con las tremendas y suculentas carnes asadas por las que también es conocida la zona.

 

Historia

El vino tinto de la Ribera del Duero se considera uno de los más antiguos de España. Los fenicios trajeron el vino a la región hace más de 1.000 años. Más tarde, el imperio romano  reconoció  las condiciones favorables de la región para la elaboración del vino y se establecieron aquí viñedos para proveer de vino a las tropas.

 

Después de los romanos, la producción de vino en la Ribera pasó a manos de la Iglesia Católica. Esto explica que varias bodegas importantes de la Ribera estén ubicadas en monasterios e iglesias. Fue a partir del siglo XII cuando algunos monjes elaboraron estos vinos en Valbuena del Duero. En los siglos XII y XIII aparece la primera cueva subterránea donde se elaboraba el vino. En 1295 se regula la cosecha de estos vinos y a partir del siglo XV se implantan controles de calidad y producción.

 

Aunque la elaboración de vino se lleva a cabo en esta región desde hace miles de años, ha sido  recientemente cuando se le ha dado un nombre propio. Después de que varias bodegas de la región conmocionaran al sector con sus excelentes vinos, en 1975 la región recibió el nombre de Ribera del Duero y la marca comenzó a ganar reconocimiento internacional.

 

Un pequeño grupo de viticultores locales vio el potencial de la zona y solicitó el estatus de D.O. Antes de conseguir el estatus en 1982, los productores vendían las uvas a cooperativas y el vino se vendía a granel. La Ribera del Duero sigue siendo una zona relativamente joven con tanto prestigio en el mundo del vino.

Geografía

La D.O. Ribera del Duero está considerada actualmente como una de las mejores del mundo, gracias a las características de sus uvas y viñedos. Las tierras aglutinadas bajo la Denominación de Origen de la Ribera del Duero se encuentran en la meseta norte de España y en la confluencia de las cuatro provincias aglutinadas en la comunidad autónoma de Castilla y León: Burgos, Segovia, Soria y Valladolid.

 

El río Duero es el eje que une a más de 100 ciudades, extendiéndose a lo largo de una franja vitivinícola de unos 115 kilómetros de largo y 35 de ancho. Los vinos de esta zona son conocidos por sus tintos robustos y de gran calidad y son algunos de los más famosos de España.

 

Clima y suelo

Las condiciones climáticas específicas que caracterizan a la viticultura de la Ribera del Duero tienen un gran impacto en todo el ciclo vegetativo de la viña, jugando un papel fundamental en el desarrollo de la planta y la maduración de la uva. De estas condiciones especiales depende en gran medida la calidad de las bebidas resultantes.

La región vitivinícola de la Ribera del Duero está situada en Castilla León (antigua Castilla). El clima de la región  se caracteriza por una pluviometría de moderada a escasa (400-600 mm anuales de media), lo que, unido a los veranos secos y a los inviernos largos y rigurosos, y a las extremas variaciones de temperatura a lo largo del año, se traduce en un clima de tipo mediterráneo cuya principal característica es la continentalidad.

Dos factores principales explican por qué la Ribera del Duero produce unos vinos tintos tan fantásticos.

 

  1. La estructura del suelo.

La Ribera del Duero se encuentra dentro de la extensa meseta norte de la Península Ibérica, constituida por un gran basamento antiguo, empaquetado y parcialmente cubierto por sedimentos terciarios. La mayor parte del volumen de estos depósitos está constituido por capas más o menos lenticulares de arenas limosas o arcillosas, destacando la alternancia de capas tanto de calizas como de margas e incluso de contracciones calcáreas.

La cuenca fluvial, formada en el Mioceno, consta de suaves niveles horizontales delimitados por la erosión diferencial y que hoy se ha transformado en una penillanura. La topografía de la zona varía entre interfluvios con picos de 911 metros y valles de 750 a 850 metros de altura.

Recientes análisis han revelado un suelo ideal para el cultivo del vino tinto: la roca madre es similar a la que se encuentra en las mejores zonas del Priorato o del valle portuario occidental del Duoro. Por encima de la roca madre se encuentra un subsuelo carbonatado rico en yeso, mientras que la tiza activa está presente en los niveles altos.

 

  1. Elevación sobre el nivel del mar.

Los viñedos ocupan las dos orillas del río Duero. Las viñas están plantadas a una altitud de entre 750 y 850 metros. A esta altitud, las temperaturas de verano alcanzan los 40°C durante el día, pero pueden descender bruscamente 25°C o más por la noche. Estos cambios drásticos de temperatura son lo mejor que le puede pasar a las uvas locales, ya que es como si las plantas "durmieran por la noche" cuando la temperatura baja. Es en este momento cuando las plantas no consumen los nutrientes del suelo. Pero cuando llega la luz del día, estos nutrientes permanecen intactos y las plantas los transmiten a las uvas.

Viñedos de la Ribera del Duero

Los viñedos de la Ribera del Duero se extienden a lo largo del río Duero a lo largo de más de 112 km. Este extenso territorio se caracteriza por la combinación de diferentes suelos, exposiciones y altitudes, algunas de ellas de hasta 800 metros sobre el nivel del mar. El Tempranillo es una fuente de gran orgullo para la región, conocido localmente como "Tinto Fino" para distinguirlo de otras zonas de producción,  representa el 95% de toda la uva cultivada en la D.O.

Las viñas viejas de Tempranillo son una marca registrada de la Ribera. Las cepas de 25 años o más representan aproximadamente el 35% de todas las cepas plantadas; esto significa que un porcentaje importante de las cepas tienen raíces suficientemente profundas y nutritivas para sobrevivir en un clima duro y producir rendimientos uniformes con un mínimo de molestias en comparación con las cepas más jóvenes.

Debido a que el fruto tiende a ser de menor tamaño, las viñas más viejas tienen fama de producir vinos más estructurados y equilibrados. Los rendimientos medios de alrededor de 1,6 toneladas por acre producen un vino tinto rico y complejo con notas de bayas rojas, especias cálidas y hojas de tabaco.

Los viticultores de la D.O. Ribera del Duero combinan la tradición con las nuevas técnicas para definir su estilo individual y producir vinos tintos de clase mundial que rivalizan con cualquier otra región de renombre en España y más allá.

 

Vinos de la Ribera del Duero

Los vinos de la Ribera del Duero se encuentran entre los 5 mejores vinos españoles. Hablar de Ribera del Duero es hablar de Vega Sicilia, un vino de exquisita calidad. Pero no hay que olvidar vinos como Torremilanos, Pesquera, Pingus, etc. La calidad de estos vinos reconocida en todo el mundo, abarca tanto los vinos de crianza como los de reserva, e incluso los más jóvenes son populares.

Gracias a las características del suelo y del clima, los vinos de la Ribera del Duero tienen un carácter audaz y vibrante. Casi todo el vino que se produce en la región es tinto, aunque también se produce rosado e incluso pequeñas cantidades de vino blanco, algo que no estaba permitido en el pasado.

Sabor y aroma

Los vinos de la Ribera son la expresión más pura del Tempranillo, la uva más famosa de España; grandes, atrevidos y con textura, pero con mucha sensualidad vintage. La región alberga algunos de los vinos más codiciados y apreciados del país. 

Los vinos de la Ribera del Duero se dividen de la siguiente manera
- Tintos, que van desde los jóvenes, muy afrutados y con buen sabor, hasta los elegantes vinos de crianza (Crianza, Reservas y Grandes Reservas) que destacan por su complejidad aromática, así como por su fuerza y equilibrio en el paladar.

- Los rosados son afrutados y refrescantes.

- Los blancos son vinos jóvenes y frescos, afrutados y con buena acidez, que ceden aromas más complejos cuando envejecen en barricas y botellas.

Para la elaboración de los vinos se utiliza un mínimo del 75% de Tempranillo, que junto con el Cabernet Sauvignon, el Merlot y el Malbec debe ser al menos del 95%. Para la elaboración de estos vinos se puede utilizar hasta un 5% de Garnacha Tinta y Albillo.

Los vinos de la Ribera del Duero se comparan mejor con los Cabernet Sauvignon del Valle de Napa por su riqueza y atrevimiento, pero tienden a ser más refinados, al estilo del Viejo Mundo, más equilibrados y menos robles.

Los vinos Ribera se elaboran para envejecer, desarrollando su complejidad con el tiempo, pero al equilibrar la acidez y la generosidad de la fruta, pueden beberse jóvenes. 

Las especias, la fruta oscura y los sabores ahumados de los vinos Ribera realzan el sabor de cualquier plato a la parrilla, las carnes asadas y las pastas ricas.