Zona de vinos de Rioja

22.10.2021

Zona de vinos de Rioja

¿Ha probado alguna vez un vino Rioja? Si es así, debe saber lo inusual, exquisito y único que es. Se produce en el norte del centro de España, en la región de La Rioja, que es mundialmente conocida no solo por sus encantadores pueblos medievales y sus pintorescas vistas, sino también por sus vinos de alta calidad absolutamente impresionantes.

 

¿Cuáles son las peculiaridades de los vinos de Rioja?

La principal característica es el efecto del envejecimiento en madera de roble. El uso de este material junto con el pronunciado sabor a vainilla de los vinos, se han convertido en la marca de Rioja. Originalmente se utilizaba roble francés para la producción de barricas, pero debido a las fuertes subidas de precios, los vinicultores locales se pasaron a la materia prima americana conservando el método de producción francés (división manual con largo secado de la madera al aire libre). 

La Rioja produce principalmente vino tinto (85%), ya que en la región predominan las uvas tintas, autóctonas de España, pero también se encuentran vinos rosados y blancos. Estos últimos son de muy alta calidad y se componen principalmente de Viura, Garnacha Blanca, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Verdejo y Malvasía. 

Los vinos de Rioja se dividen en cuatro niveles de clasificación: Genérico, Crianza, Reserva y Gran Reserva. Se presentan con un cuerpo medio o completo, alto en taninos y ricos en aromas a bayas oscuras, ciruelas, tabaco y hierbas.

¿Dónde se produce el famoso Rioja?

Si quiere encontrar auténticos vinos de Rioja, busque la etiqueta DOC Rioja o DOCa Rioja (Denominación de Origen Calificada). La DOCa es una marca de producción de máxima calidad, desde el viñedo hasta la botella. Es la norma de vinos más estricta del mundo. 

Por cierto, "La Rioja" y "Rioja" no son lo mismo. Rioja es el nombre del vino, y La Rioja es la región vinícola. La región en sí está dividida en tres subregiones, cada una de las cuales produce sus propias variedades únicas y distintivas. 

 

1. Rioja Alavesa.

La región más pequeña, con 264 bodegas. La mayoría de los viñedos de esta región se encuentran en las estribaciones de la Sierra de Tolono. El clima es atlántico. El suelo aquí es muy arcilloso y calcáreo, por lo que los viñedos se cultivan a gran distancia unas de otras. Los vinos producidos en Rioja Alavesa tienen más cuerpo y mayor acidez que los de otras regiones. Las principales variedades de uva son las tintas Tempranillo y Graciano y las blancas Viura. También es popular la combinación de Tempranillo y Viura (al menos un 15%), esta combinación reduce el color del vino y aumenta su acidez. Una característica distintiva de la elaboración del vino en esta región es la maceración carbónica (las uvas no se remueven ni se aplastan antes de la fermentación), hecho que hace que el vino resultante sea más suave y afrutado. 

 

2. Rioja Alta. 

Clima atlántico. Los suelos son arcilloso-calcáreos, arcillo-ferrosos y aluviales. Los vinos de esta región son ricos en color, con buena acidez y fuerza moderada. La producción se basa en la uva Tempranillo, que en esta zona revela toda su belleza. En comparación con los vinos de Alavesa, los vinos de Alta son menos densos, ácidos y más sutiles.

 

3. Rioja Oriental (o Baja).

Clima mediterráneo. El suelo es arcilloso-hierroso. Proporciona el 40% de toda la producción de vino de Rioja. El clima aquí es el más cálido y seco, por lo que hay más azúcar en las bayas y más alcohol en los vinos. La principal variedad de uva utilizada es la Garnacha. Produce un vino de alta graduación alcohólica pero con un bajo nivel de acidez y sabor.

 

Historia de Rioja

Los romanos fundaron las primeras bodegas en esta región y algunas de ellas han resistido el paso del tiempo. Tras la caída del Imperio Romano y la llegada de los musulmanes a España, las bodegas cayeron en el olvido durante mucho tiempo. La producción de vino en Rioja no se reactivó hasta 1512, cuando España se convirtió en un país independiente.

 

No hay que olvidar la "Gran Enfermedad del Vino", que afectó a Francia y a todos los países europeos a mediados del siglo XIX. Esta enfermedad estaba causada por los pulgones (o filoxera de la uva), que atacaban las raíces de las viñas. Famosos viticultores de Francia y Europa que se quedaron sin sus viñedos se fueron a Rioja para hacer su trabajo, de ahí que esta zona sea rica en la cultura del vino. 

 

Hoy en día hay más de 600 bodegas en La Rioja, lo que supone unas 140.000 hectáreas de terreno cultivado y unos 250 millones de litros de vino al año. Además, las bodegas locales están llenas de vino de crianza (en Rioja se envejece hasta los 20 años). Incluso si el vino desapareciera ahora drásticamente en todo el mundo, ¡La Rioja proporcionaría ese volumen a todo el mundo durante años!

 

Como puede ver, La Rioja es un verdadero paraíso para los conocedores del buen vino.


Si tiene la oportunidad de venir a España, no deje de visitar esta maravillosa región.  Si está en Jaro (la capital del vino de Rioja), no deje de ir a los eventos anuales del vino, que reúnen a miles de turistas y lugareños. En la fiesta todos suben a una montaña cercana y se lanzan vino tinto. 

 

¡Una explosión de emociones y una carga de positividad están aseguradas!