Ribera del Duero vs Rioja. Сomparación

22.10.2021

Ribera del Duero vs Rioja

¿Rioja o Ribera del Duero? ¿Cuál es la diferencia entre una denominación de origen y la otra, y cómo reconozco cada una? ¿Qué Tempranillo debo beber y por qué? ¿Los vinos de Tempranillo de Rioja son diferentes de los de Ribera del Duero, o saben más o menos igual? ¿Cuáles son las diferencias? ¿Y las similitudes? ¿Qué vino va mejor con lo que voy a comer esta noche? ¿Y si no voy a comer? ¿Qué vino funcionaría mejor como cóctel?

 

Una comparación entre Ribera del Duero y Rioja

Son dos de las regiones más importantes de España, reconocidas mundialmente por las características de sus viñedos y la alta calidad de sus productos. En ellas se encuentran algunas de las bodegas más exclusivas y destacadas a nivel mundial que ningún amante del buen vino puede obviar. Las características de cada una de estas regiones confieren a cada botella una calidad única que las hace exquisitas e incomparables.

 

La variedad Tempranillo ha sido la columna vertebral de la región vinícola más noble de España durante generaciones. Los vinos tintos de Rioja han sido los vinos estrella de ste país  durante casi doscientos años. Pero desde principios del siglo pasado, los amantes del vino también reconocen el Tempranillo como la variedad principal de otra tremenda región vinícola española: la Ribera del Duero.

 

Muchos sommeliers y comerciantes de vino han apreciado las diferentes facetas del Tempranillo y los matices que se aprecian en el cultivo de esta variedad en otras zonas de España.En consecuencia, la selección general de vinos ha aumentado. 

 

A la pregunta de cuál le gusta más, cuando se trata de vinos de crianza, ambos vinos son similares, aunque tienen sus propios matices distintivos y esto se debe, al menos, a dos razones:


1. En primer lugar, utilizan la misma uva: Tempranillo.
2. En segundo lugar, ambos crecen en suelos arcillosos y calcáreos.

 

Entonces, ¿dónde radica la diferencia? La respuesta la encontrará más adelante en este artículo.

 

Características de la región

En La Rioja, los viñedos se cultivan a ambos lados del río Ebro. La Ribera también tiene un río, en este caso, el Duero y la región abarca Burgos, Valladolid, Soria y Segovia. En ambas zonas la variedad de uva principal es el Tempranillo, pero a la hora de elaborar los vinos su composición varía.

En cuanto a las variedades de uva permitidas:

- En La Rioja hay cuatro variedades tintas (Tempranillo, Garnacha tinta, Mazuelo y Graciano) y tres blancas (Viura, Malvasía y Garnacha blanca). Sin embargo, el Tempranillo es el rey en esta zona.

- En la Ribera del Duero, las uvas Tempranillo es muy común, al igual que las francesas Cabernet, Sauvignon, Merlot y Malbec. La Garnacha y el Albillo también se producen , pero en pequeñas cantidades. Al igual que en Rioja, la variedad más importante es el Tempranillo.

Rioja produce vinos tintos (90%), blancos (5%) y rosados (5%), mientras que Ribera del Duero produce vinos tintos (98%) y rosados (2%). 

Clima

La Rioja

La Rioja está protegida de los vientos fríos por la sierra de Cantabria. Gracias a ello, el clima es templado continental: inviernos suaves, otoños cálidos y veranos sin excesivo calor. Así, La Rioja es una región húmeda y cálida con influencia de los climas atlántico y mediterráneo.

La amplitud térmica de esta zona es relativamente tenue y no muy extrema, lo que permite que las uvas maduren más profundamente, desarrollen hollejos más delicados en comparación con las viñas de la Ribera del Duero y consigan matices de mayor calidad.

Muchos de los viñedos de esta zona están situados en una meseta elevada a 1.500 pies sobre el nivel del mar. Los suelos de la parte baja de La Rioja Baja son arcillosos, mientras que las zonas más elevadas de La Rioja Alavesa y La Rioja Alta tienen más tiza y piedra caliza. Aunque La Rioja es una región de interior, está a una hora en coche de la ciudad de Portugalete, en la costa norte de España.

 

Ribera del Duero

El clima de la región de la Ribera del Duero es continental y semiárido: inviernos largos y rigurosos, veranos calurosos y pocas precipitaciones. Con estas temperaturas extremas, las uvas maduran más rápidamente y producen vinos concentrados. Además, la pluviometría es un 30% menor que en La Rioja. La exposición solar anual aquí es de más de 2400 horas.

Además, durante la temporada de maduración de la uva en septiembre, la región experimenta una amplia gama de temperaturas entre el día y la noche. Esto influye directamente en el grosor de los hollejos (pieles de la uva) y, en consecuencia, en las propiedades del vino. Esto hace que se consiga un sabor más robusto y con más cuerpo.

La región de la Ribera del Duero está situada al sur y al oeste de La Rioja, en una meseta mucho más alta. La altitud de los viñedos de la Ribera del Duero oscila entre unos 2.300 pies y más de 3.500 pies, lo que la convierte en uno de los viñedos de mayor altitud de Europa.

 

Suelo

El primer aspecto que diferencia a las dos regiones, dando a cada una un sabor distintivo, es la geografía. Los suelos de la D.O. Ribera son muy variados, en la parte de mayor altitud, es una mezcla de caliza y tiza mientras que en las laderas medias, hay arena y arcilla. En la parte más baja, solo hay caliza. Los  vinos de la Ribera del Duero se producen en la zona de Castilla y León, caracterizados por un suelo fértil de millones de años de antigüedad y abundante en minerales cálcicos y calcáreos. Por su parte, el clima de la Ribera del Duero se caracteriza por la escasa pluviometría y las temperaturas extremas, combinando vientos fríos en invierno y sequedad en verano. En consecuencia, las bayas maduran menos, lo que da lugar a vinos muy aromáticos y concentrados, pero en detrimento del refinamiento.

Los vinos de Rioja se concentran en las respectivas regiones de La Rioja, Álava y Navarra:

- La Rioja Alta tiene suelos arcillosos y calcáreos con un clima continental templado.

- La Rioja Baja es más seca, con un clima semimediterráneo donde los suelos son  arcillosos pero con un rico carácter mineral ferruginoso.

- La Rioja Alavesa se caracteriza por unas temperaturas invernales moderadas, con una baja frecuencia de heladas, y un paisaje formado por suelos escarpados y calcáreos. Así estas suaves temperaturas favorecen la lenta maduración de las uvas.

Estos suelos tienen componentes cálcicos y arcillosos que pueden retener el agua y hacerla llegar a las uvas. Esto significa que cuanto más agua se retenga, menor será la concentración en las uvas y en la cantidad de azúcares.

Sabor del vino

Ambas denominaciones de origen utilizan como uva principal el Tempranillo, también conocida como 'Tinta del País' en la Ribera del Duero. Sin embargo, el hecho de que se elaboren con la misma variedad no significa que los vinos tengan un sabor similar. Esto se debe principalmente a dos factores: el clima y el suelo.

 

Las diferencias en el clima, la pluviometría, la humedad y las características del suelo afectan a la calidad de la uva y repercuten en el periodo de maduración de los viñedos. Así, aunque sean de la misma variedad de uva, las uvas pueden tener la piel más gruesa o más fina según la zona. También pueden contener un mayor o menor porcentaje de agua, lo que afecta a la concentración de azúcares y al sabor final del vino. La principal diferencia entre estas regiones vinícolas es el clima.

 

En el caso de Ribera, la temperatura es más extrema, por lo que las uvas están más concentradas y esto se traduce en más volumen: sus vinos tienen más intensidad, tanto de sabor como de color.

 

Gracias a las condiciones climáticas extremas combinadas con suelos más fértiles, el Tempranillo de la Ribera del Duero tiende a ser más fuerte que el de Rioja, con mayor graduación alcohólica y fruta más madura y oscura. Los vinos pueden ser más densos y con más textura, con aromas asertivos de cerezas oscuras y moras. Aunque la crianza en roble desempeña un papel tan importante en Ribera del Duero como en Rioja, es la fruta densa y concentrada la que constituye la base de los vinos de Ribera.

 

Los vinos de Rioja tienen un sabor más afrutado a bayas y son más fáciles de beber. Debido principalmente al terruño y a las condiciones de cultivo en seco, el Tempranillo de La Rioja es muy ácido, con abundantes notas florales y afrutadas. Estos vinos son más fáciles de consumir, más brillantes y más secos que los correspondientes vinos de Ribera.

 

Fragancia

En general, Rioja huele a bayas rojas como frambuesas o fresas, mientras que Ribera huele a bayas negras, como las moras. Para que sea más fácil de recordar: Ribera se parece al yogur de frutas del bosque, que probablemente conozca.

 

Combinación con la comida

Como en toda España, la cocina riojana se caracteriza por la gran cantidad de jamón curado y carnes asadas y al horno. Sin embargo, como ya se ha mencionado, Rioja está cerca del mar, y aquí también se consume bastante marisco. De hecho, la elevada acidez natural del Tempranillo riojano lo convierte en uno de los mejores vinos tintos del mundo para acompañar al marisco.

 

El Ribera marida bien con carnes de todo tipo y platos de sabor potente e intenso. La cocina de esta región da más importancia a la carne, con el cordero como protagonista. Pocos maridajes entre vino y comida pueden igualar el delicioso vino de la Ribera del Duero combinado con chuletas de cordero a la parrilla.

 

¿Rioja o Ribera del Duero?

Rioja y Ribera del Duero son famosos por sus vinos tintos. Aunque puedan parecer iguales para el ojo inexperto, cada uno tiene sus propias características distintivas. Se pueden apreciar con todos los sentidos por la intensidad de sus colores, aromas y sabores, la delicadeza de sus texturas y las sensaciones que evocan en la boca.

 

Hay muchos vinos, así como matices, aromas y sabores. Cada uno es para diferentes ocasiones. Algunos son ideales para un cóctel, otros para acompañar un delicioso guiso o dar la textura perfecta al pescado. 

 

Aunque existen ciertas similitudes entre ellos, estos vinos pueden presentan unas diferencias muy notables.